info@arnaizasesores.es
913 569 929 | 620 402 086

Claves para una correcta exportación de nuestros productos y servicios

La exportación nos permite abrir nuestro proyecto empresarial fuera del territorio nacional y por lo tanto generar nuevas posibilidades y vías de negocio en otros países que se consumarán en beneficios económicos y en una red de contactos que a medio/largo plazo serán productivos para la marcha de nuestra empresa.

Exportar también es una forma de dar a conocer en el exterior nuestros productos y servicios y potenciar el mercado nacional fuera de nuestras fronteras. Pero antes de tomar esta decisión debemos tener en cuenta una serie de cosas para que la extensión de nuestro negocio en el exterior sea fructífera.

Recientemente el periódico digital lainformación.com, publicaba un artículo sobre las claves que debe tener en cuenta cualquier exportador, elaborado por Globalíder, la Cosultora especializada en el desarrollo de comercio exterior:

1. Mercados sin fronteras

Producir, distribuir, comercializar, bajo la premisa y el convencimiento de que el mercado es el mundo.

Según Casáus, director general de Globalíder, “la exportación, el comercio exterior y los procesos de internacionalización de empresas, son la verdadera solución a corto, medio y largo plazo para la salida de la crisis de múltiples empresas españolas”.

2. Adaptación a los consumidores

Respecto a los productos de consumo conviene sean fabricados y acondicionados en un formato fraccionado y que se adecúen a la “moneda” y la renta per cápita del mercado de destino.

Comercializar formatos asequibles, pensando en el bolsillo del consumidor final, en los que el producto satisfaga el hábito de consumo y la posibilidad de acceso económico.

3. La marca España por delante

Cuando exportamos productos nacionales es importante potenciar siempre la marca España.

No importa que el producto no sea original pero sí se debe cuidar el marketing que rodea al propio producto, es decir, su envasado, su presentación al mercado extranjero y en el desarrollo de la marca. La imagen cuenta. En general el consumidor será en lo primero que se fije.

4. Innovación que no falte

La fabricación de productos nuevos debe estar en relación con el departamento de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación).

Los envases flexibles, que mejoran los rendimientos de los fletes marítimos; las atmósferas protegidas, que alargan la vida útil de los producto alimentarios; el packaging inteligente, la adaptación cultural de los etiquetados, etc… constituyen elementos imprescindibles para el crecimiento.

5. Satisfacer las necesidades de los consumidores

A la hora de fabricar, previamente tenemos que saber que demandan nuestros consumidores. Para ello, resulta de gran ayuda la presencia permanente en los mercados de destino o la contratación de consultores con presencia exterior, que nos dan a conocer los canales de distribución y hábitos de consumo, necesarios para garantizar el éxito de nuestra exportación.

6. Producir en función de la venta

Es importante que lo que produzcamos lo vayamos a vender. Se recomienda fabricar por lotes, a satisfacción de un mercado y un importador en concreto.

Para ello, es necesario previamente haber hecho un estudio de mercado a partir del cual podamos definir la demanda de los futuros consumidores así como otras cuestiones como establecer el marco de colaboración en base a tipo de producto, características, presentación, fecha de entrega, forma de pago, y una vez concretados todos los puntos de la transacción, iniciar la producción.

7. Cobrar antes de hacer la exportación de nuestros productos o servicios

A la hora de exportar es importante nos aseguremos el cobro y para ello, tal y cómo se recomienda en este artículo, conviene pedir una señal con el pedido de fabricación y el resto contra documentos de embarque o con crédito documentario confirmado. Al mismo tiempo se recomienda contar con estructuras colaboradoras en destino para salvar cualquier tipo de contratiempo.

8. Buscar una venta y relación continuada con el mercado exterior

La exportación no solamente se puede quedar en una venta puntual. Conviene fomentar las relaciones comerciales con el mercado exterior a largo plazo. La gestión comercial no termina con la venta, cobro y exportación del producto.

Asimismo los colaboradores expatriados deben vigilar el canal y hacer un seguimiento de la distribución del producto, para garantizar su ciclo de vida.

9. Asegurarse el mercado

Antes de exportar, debemos conocer muy bien el mercado al que nos dirijimos. Para ello de nuevo se recomienda hacerlo a través de consultores presentes en los mercados de destino.

A través de empresas filiales o participadas en los mercados de destino, o de consultores establecidos; es prudente realizar ensayos de distribución y conocer a la perfección los mecanismos de importación y exportación en los destinos.

10. Elaborar un catálogo con nuestros productos

Para vender, previamente tenemos que dar a conocer nuestros productos a un mercado. Y en este sentido, conviene elaborar un catálogo en el que se recojan todos nuestros productos o servicios con marca propia. Para ello, no olvidemos siempre trabajar con marcas y presentaciones prediseñadas y protegidas intelectualmente en los mercados de destino, aparte de los pedidos de “marca blanca” de los clientes, a los que es bueno apoyar y asesorar en sus desarrollos de producto y marca.

Información extraída del artículo: Manual del exportador: diez claves para saber vender fuera tus productos y servicios

 

Otros artículos de interés:

¿Qué debemos saber para la exportación de nuestro negocio?

Auge de las exportaciones en España

Deja un Comentario